[vc_row][vc_column][vc_column_text]Mejorar-Memoria_NeuroMotivaTEOs ofrecemos NeuroMotivaTE Radio, tu nuevo gimnasio mental en las ondas. Hoy nuestra psicóloga Mar Sánchez nos hablará sobre cómo funciona nuestra memoria y qué estrategias podemos usar para mejorarla . También nos ofrecerá como cada semana un sencillo ejercicio para entrenar la vinculación de hemisferios.

Puedes escuchar en directo el espacio NeuromotivaTE todos los martes a las 19:45 dentro del programa “Salud y medicina hoy” de Intereconomía Radio Coruña (87.7),

 

LEER ARTÍCULO:

Mar Sánchez (directora y psicóloga NeuroMotiva): Buenas tardes a todos los fans que nos seguís en NeuroMotivaTE, tu gimnasio mental en la radio.

Poco a poco vamos conociendo más este gran tesoro que es nuestro cerebro, y también de la importancia de “calentar” neuronas para funcionar mejor.

¿Habéis practicado el ejercicio de pulgares de la semana pasada? Seguro que sí. Como podéis comprobar el entrenamiento activa nuestro cerebro cada vez más. Es maravilloso ver cómo lo que nos resulta difícil en un inicio, con un poco de gimnasia cerebral, vamos siendo capaces de sincronizar nuestros movimientos cada vez con más facilidad.

Nuestro cerebro está deseado tener continuamente nuevos desafíos, que lo mantengan en forma, y hoy os proponemos otro ejercicio de vinculación hemisférica, al que le llamaremos “la manivela”.  Recordar que si no este momento no podemos usar las manos, porque estamos conduciendo o haciendo alguna otra cosa, o si tenemos alguna diversidad funcional no hay ningún problema, si somos capaces de visualizar el ejercicio tal cual os voy indicando será igual de efectivo.

Neuromotiva vinculación hemisferios la manivela¿Estáis preparados? Vamos a ello.  Nos ponemos en situación y vamos a imaginarnos que en nuestra mano derecha tenemos una manivela, con la que haremos un movimiento circular que sale de nuestro pecho hacia fuera como si estuviéramos dándole a una rueda, o como si fuéramos marineros y estuviésemos izando una vela. ¿Sencillo, verdad?  Pues a medida que hacemos este movimiento, pondremos a funcionar la mano izquierda, como si tuviésemos otra manivela, pero con un movimiento circular justo al revés de fuera hacia dentro, de forma que ambas manos están haciendo el giro de la manivela pero en sentido contrario.  Si vemos que no nos sale, lo ideal es detenernos y empezar de nuevo; mano derecha de dentro hacia fuera y una vez que tenemos este movimiento mecanizado, empezaremos con nuestra mano izquierda en el sentido contrario.  Eso es, despacito, como cuando empezamos en cualquier gimnasio primero con mucha calma centrándonos en los movimientos y después ya saldrá solo.  ¿Qué ocurre en nuestro cerebro cuando nos pasa lo que ahora mismo? Que cuando una mano va para un lado y la otra para el otro hay un conflicto entre hemisferios.  Lo importante es que nuestro cuerpo reciba primero las órdenes para realizar correctamente el ejercicio y os invito a que lo intentemos un ratito todos los días esta semana para fortalecer y tonificar nuestras neuronas, ¡Seguro que os saldrá!

Cada vez son más las preguntas de oyentes de nuestro gimnasio mental radiofónico, ¡Nos encanta!, sobre todo acerca de nuestro cerebro.  Quiere decir que vamos tomando conciencia de la necesidad de cuidar este órgano y prevenir un deterioro prematuro.

Esta semana vamos a hablar de algo que muchos echamos en falta en determinados momentos y  directamente creemos a veces que nunca la tuvimos; si os digo por ejemplo “¿Que venía a buscar?”, “Cómo me suena su cara, pero no sé de qué, ¿Cómo se llamaba?”,  “Ya sabía yo que lo tenía que apuntar…”

¿Os suena, verdad? Esto pasa cuando en alguna de estas situaciones pensamos que nos está fallando algo: LA MEMORIA.  Seguramente muchos neurofans que se han visto reflejados de alguna manera en estas situaciones que acabamos de comentar están pensando que no tienen una gran memoria.  La memoria se entrena y lo que hay que entrenar antes es la atención;  sin atención no hay memoria.

La memoria es la fuente de nuestra vida.  No hay que alarmarse, aunque sí ocuparse, y para eso estamos aquí en NeuroMotivaTE, en este gimnasio mental.

La memoria es la capacidad a la que más recurrimos, a la que mayor esfuerzo le exigimos. Gracias a ella sentimos, aprendemos, pensamos, recordamos y nos emocionamos.  Nos permite expresar nuestras ideas y elaborar nuestra historia personal, es como nuestro carnet, nuestro sello de identidad, pero la gran pregunta que nos hacen los neurofans es: ¿Dónde está ubicada la memoria? Realmente no hay una única zona de nuestro cerebro que guarde la memoria, sino que se trata de una red de conexiones neuronales que permiten acceder a nuestros recuerdos.

¿Quién no se ha quedado en blanco alguna vez en medio de una conversación, ante una pregunta o un discurso, incluso en la radio? Es lo que llamamos “vacío mental” y normalmente es debido a una tensión emocional por ansiedad, estrés, miedo… Nos pasa en los colegios también,  ¿Cuántos niños nos dicen que se han quedado en blanco en un examen? Para recuperar la información lo que necesita nuestro cerebro es tranquilidad y serenidad,  lo decíamos el otro día: un cerebro estresado no aprende. Ayudaremos con esta serenidad a que recupere los datos, que un momento dado parece que se difuminaron.

Siempre pensamos que la única función de la memoria es la capacidad de recordar aquello que necesitamos en un momento dado, pero la memoria tiene dos funciones fundamentales antes de llegar al recuerdo: la primera elegir y preparar la información (como hacemos aquí en la radio) y  la segunda almacenarla de forma ordenada y dándole prioridad según nuestras necesidades y que por último nos permite recuperar esta información para poder utilizarla.

Sobre nuestro cerebro sabemos muchas cosas, cuánto pesa,  cuál es el “cableado” que tenemos y hay algo que hoy os queríamos comentar: está formado por 2 tipos de sustancias, una sustancia blanca y una gris.  La sustancia blanca ocupa casi la mitad del cerebro adulto y se encarga de recibir la información,  la sustancia gris procesa y almacena esa información.  Cuando padecemos alguna enfermedad como es el caso del Alzheimer se ve afectada enormemente nuestra memoria por esa pérdida de sustancia gris, por ello es fundamental que nos concienciemos de la necesidad de prevenir, de darle esa gimnasia mental a nuestro cerebro para estar mejor.

Si seguimos hablando de memoria sabemos que existen diferentes tipos de memoria y todas ellas cooperan entre sí:

  • Memoria Sensorial: Es la primera que hace acto de presencia en nuestras vidas desde que nacemos y es muy breve, normalmente dura 1 seg. para información visual, 2 seg. si es auditiva y en los demás sentido su duración es incluso menor.  Si es cierto que hay veces donde la emoción cobra especial protagonismo como es en el caso de los olores que nos traen inmediatamente los recuerdos,  quién no recuerda esa comida favorita de la abuela, el perfume de alguien especial, o como decíamos el otro día, en el oído ese castañeo de la laca de uñas cuando oíamos a nuestra madre batir el frasquito.  Esta sería esa memoria que está asociada a una emoción.
  • Memoria a corto plazo: También llamada memoria de trabajo que es la que utilizamos casi todos los días para organizar y analizar la información.  Se estima que este tipo de memoria sólo es capaz de retener aproximadamente como máximo 7 unidades de información a la vez, dura muy poquito en torno a los 18 o 20 segundos, por eso a veces nos ocurre que no nos acordamos del nombre de alguien que nos acaban de presentar o que en una lista de encargos a realizar de repente nos olvidamos de dos o tres.  Más de 7 unidades de información a la vez, sin entrenar nuestro cerebro, es muy difícil de recordar de forma inmediata. Fijaos que un día normal podemos llegar a tener 70.000 pensamientos, ni más ni menos,  menos mal que duran poco en nuestra memoria y vamos vaciándola para dejar lugar a otras cosas.
  • Memoria a largo plazo: Es esa memoria que tiene mucha presencia en nuestras vidas. Su capacidad de almacenamiento es ilimitada, por hacer un símil; si nuestro cerebro fuese un ordenador siempre tendríamos espacio en nuestro disco duro.  Se estima que es tal su capacidad, que si pudiésemos enchufarla a un televisor podría estar 300 años emitiendo información sin parar ¡Imaginaros aquí en la radio, tendríamos para muchísimos programas! Dentro de esta memoria a largo plazo podemos diferenciar aquella que se almacena de forma inconsciente o automática y aquella cuyo almacenamiento tiene que ser un poco más consciente como puede ser andar en bici o conducir un coche.

Os vamos a dar algunos consejos para mejorar la memoria, aunque no existe una “receta mágica”.  Se trata de una habilidad mental que hay que ejercitar y que requiere un esfuerzo para ver luego los resultados.

Existen algunos principios que queremos compartir con vosotros, alguno seguro que ya lo sabéis:

  1. La serenidad y la tranquilidad en el cerebro es fundamental
  2. Entrenar la atención para que ignore lo irrelevante y le dé prioridad a lo realmente importante.  El tiempo máximo de atención es aprox. de 20 min. y a partir de ahí nuestra capacidad para memorizar disminuye.
  3. Cuanto más sentido le apliquemos a la información que nos dan,  más fácil será su aprendizaje y por tanto más duradero. En este principio se basa la técnica de crear  historias con esa información.
  4. Ser ordenados y organizar la información también es sabido por todos que resulta de gran ayuda.
  5. La “asociación” es fenomenal para vincular la nueva información con la que ya conocemos. y lo que estamos aprendiendo y
  6. La visualización es importantísima, nuestro cerebro es visual: aprende construyendo imágenes. Si yo ahora os digo ¿Cuántas ventanas hay en el comedor de vuestra casa? El ejercicio que hacemos es de visualización para ponernos allí y comprobar que efectivamente puede haber 3, 5  o 1 ventana.  Si os digo “zapato” ¿Qué hace vuestro cerebro? Pues imaginarse un zapato, cada uno el que tenga en su mente.
  7. El contexto es clave también.  Muchas veces utilizamos por ejemplo subrayadores a la hora de estudiar,  hay que tener cuidado con esos temas porque si no se hace correctamente a veces funcionan como elementos distractores.

Todos los ejercicios que os proponemos cada semana para vincular hemisferios aquí en nuestro espacio NeuroMotivaTE ayudan a mejorar nuestra capacidad de atención y  por lo tanto nuestra memoria. Así que NEUROFANS os animamos a  practicarlos diariamente.

Hasta aquí el programa de hoy, daros las gracias por vuestra atención y sobre todo por vuestra implicación para tener cerebros “contentos y sanos”. Sabéis que esto que llevamos en lo alto de la cabeza, pues no es sólo un órgano que hace una función sino que es mucho más que eso: es nuestra MEMORIA, lo que nos hace sentir, pensar y actuar.

Al cerebro le gusta “la marcha”, asumir retos, ir al gimnasio… y aquí tenéis vuestro gimnasio cerebral particular.

LO QUE NO SE USA SE PIERDE, por lo que hay que entrenar la mente.

¡Hasta la semana que viene NEUROFANS y no olvidéis “neuromotivar” vuestro cerebro![/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Cerrar