Risa_beneficios_cerebro_NeuromotivaOs ofrecemos NeuroMotivaTE Radio, tu nuevo gimnasio mental en las ondas. Hoy nuestra psicóloga Mar Sánchez nos hablará sobre la RISA, explicándonos cual es el circuito cerebral que se activa cuando algo nos hace gracia y qué beneficios puede aportar a nuestra salud. También nos ofrecerá como cada semana un sencillo ejercicio para entrenar la vinculación de hemisferios.

Puedes escuchar en directo el espacio NeuromotivaTE todos los martes a las 19:45 dentro del programa «Salud y medicina hoy» de Intereconomía Radio Coruña (87.7),


[dt_gap height=»10″ /]

LEER ARTÍCULO:

Mar Sánchez (directora y psicóloga NeuroMotiva): Un día más estamos aquí en nuestro gimnasio mental NeuroMotivaTE dispuestos a entrenar nuestro cerebro y conocerlo un poquito más.

Hoy hablaremos de los beneficios de la risa y del circuito neuronal que se activa al reírnos para disfrutar de este valioso placer, pero antes de conocer más curiosidades sobre nuestro cerebro vamos a precalentar nuestras neuronas; despertarlas coordinando ambas partes de nuestro cerebro para mantener una buena atención, escuchar mejor y aprender más rápido.

NEUROMOTIVA_MANO-PIE-6Esta semana os proponemos un nuevo ejercicio cerebral, muy dinámico y muy divertido, que pondrá en jaque nuestra coordinación motora; se trata del ejercicio que llamamos MANO-PIE.  Para realizarlo nos sentamos en una silla o en el sofá, levantaremos el pie derecho un poquito del suelo y lo movemos en círculo en el sentido de las agujas del reloj; mientras estamos realizando este movimiento con el pie y sin parar,  dibujaremos con la mano derecha número 6 en el aire ¿Qué nos está pasando? Comprobamos que el pie ha cambiado de dirección por voluntad propia,  ¿Verdad? Como si tuviese un resorte que le obliga a ir hacia el otro sentido. La explicación a lo que nos está ocurriendo se debe a que nuestro cerebro tiende a coordinar los movimientos de ambos lados del cuerpo de forma simétrica de manera que las manos y los pies del mismo lado hacen movimientos sincronizados de forma natural sin que exista ningún conflicto.  Si volviésemos a hacer este ejercicio pero con distinta mano y pie (pie izqdo. y mano drcha.) no tendríamos ningún problema.

Los que no podáis en este momento parar lo que estáis haciendo, para realizar este ejercicio de MANO-PIE, siempre podemos visualizarlo y esto os ayudará después a hacerlo más fácilmente en casa,  es lo que se llama imaginación motriz (imaginar que estamos haciendo algo que realmente no estamos realizando físicamente). Esta estrategia del cerebro es brillante y los entrenadores deportivos lo sabe muy bien, lo hacen por ejemplo los tenistas; piensan en los movimientos simulando que están jugando y así mejoran sus destrezas luego en la pista.

Así que practicad este simpático ejercicio y os garantizo que lo podréis lograr,  recordad que el cerebro lo es todo y cuidarlo es poco.

Hoy en nuestro gimnasio mental os vamos a hablar de un mecanismo innato en el ser humano: LA RISA. ¿Cuándo aparece la risa en nuestras vidas? Surge aproximadamente entre el tercer y cuarto mes de nuestra existencia, y nos acompañará hasta el resto de nuestros días. Para la mayoría de científicos la sonrisa es considerada el primer acto de comunicación social de un bebé con su entorno, de hecho cuando vemos a un bebé sonreír por primera vez nos conquista, es como si ya empezaste a interactuar con nosotros.  A partir de ahí hacemos infinidad de monerías para que repita nuevamente esa sonrisa.

Al igual que pasa con el llanto la risa es un acto involuntario en la mayoría de las personas. Vamos a imaginarnos, por ejemplo, qué circuito neuronal se activa cuando nos cuentan un chiste.  Desde el momento en que escuchamos o vemos algo gracioso hasta que nos reímos nuestro cerebro utiliza varias áreas en menos de la mitad de un segundo, pero… ¿qué hace? El cerebro en muy poco tiempo procesa ese estímulo (bien sean palabras porque nos están contando un chiste o imágenes),  analiza la información en el lóbulo parietal y luego la decodifica en los lóbulos temporales;  a continuación analiza el lenguaje empleado en busca de recuerdos relacionados (en el hipocampo, que es donde tenemos la memoria) para comparar esta nueva información con la que teníamos almacenada, después continúa el procesamiento de esa información en nuestro sistema límbico donde está la amígdala (provoca la emoción) y este es el momento crucial,  donde si nos han contado un chiste y nos parece bueno nuestro cerebro libera dopamina (neurotransmisor que genera esa sensación de bienestar) y si por el contrario no nos hace gracia pues nos sentiremos “placer”.

La risa también hace que cambie nuestra expresión facial, 15 músculos de la cara entran en acción. La respiración también sufre cambios y oxígena mucho mejor nuestro cerebro.  Hasta nuestra manera de hablar también cambia para mejor, para reírnos usamos regiones inteligentes de nuestro cerebro que provocan esa emoción.  Así que el sentido del humor requiere una mente ágil y flexible, y si entrenamos bien nuestro cerebro seguramente nos reíamos mucho más.

A modo de resumen, para aquellos que tengáis interés, os diremos esas tres capas del cerebro que intervienen en el proceso de la risa:

  • Primera capa: es la más primitiva,  procesa la información que proviene de los sentidos.  Analiza esas palabras o imágenes y nos hace darnos cuenta de la falta de sentido,  digamos que tenemos una especie de “centro de detección de errores” que nos alerta cuando hay algo incongruente.
  • Segunda capa: procesa los sentimientos, generando esa emoción.
  • Tercera capa: se activa como un sistema de recompensa que envía señales de felicidad a la corteza prefrontal,  donde tenemos el razonamiento. Todo este sistema genera una reacción eufórica, que conocemos como la carcajada.

Los chistes que suelen ser más graciosos, son los que provocan una especie de “cortocircuito neuronal”,  ya que la parte racional no es capaz de darle sentido a la información que recibe y eso le encanta,  le hace tremendamente feliz ya que nuestro cuerpo lo expresa riéndose y además nos ayuda también a equilibrar la energía de nuestro cuerpo.

Un estudio realizado sobre cuáles son las situaciones en las que más nos reímos revela que tan sólo en el 11 % de los casos lo hacemos por algo nuevo que no conocíamos previamente y la gran parte de las veces nos reímos de algo que ya conocido pero que se nos presenta de una manera que no estamos acostumbrados, lo que sorprende a nuestro cerebro porque rompe patrones racionales, culturales sociales o de educación.

Nuestro cerebro es inteligente y también sabe lo que le conviene: la risa es salud. Es un gran hábito que nos hace ser mucho más optimistas, también reduce el estrés (al reírnos se rebaja la producción de cortisol,  conocido como la hormona del estrés), así que nos hace mucha falta reír. A veces tenemos la sensación de que llevar las enfermedades de una forma positiva nos ayuda a una más fácil recuperación, y es cierto ya que al reir se liberan endorfinas, que funcionan como antiinflamatorios naturales producidos por nuestro cuerpo y nos ayudan a paliar el dolor.  En enfermedades graves y crónicas recomendamos la “risoterapia” o terapia de la risa para qué nos ayude a llevar mejor esas molestias.

Si os pregunto ¿cuándo os soléis reír? Pensad en algún momento o alguna situación en la que os hayáis reído de verdad,  seguramente en muchos de los casos no estaríamos solos, normalmente estamos acompañados. La risa es también un acto social,  es convivencia.  

Un adulto se ríe una media de unas 18 veces al día mientras un niño lo hace de 3 a 5 veces más que nosotros,  así que no es tan malo es seguir siendo niños. Las personas que ríen con frecuencia nos parecen más atractivas, más cercanas; es lo que conocemos como empatía y por eso también lo fomentamos.

Nuestro cerebro quiere ser feliz a toda costa, en su naturaleza está buscar la tranquilidad y sentir que todo está bien. Como podéis observar todo son ventajas,  así que permitidnos un neuroconsejo: acercaos a las personas que entiendan vuestra sonrisa, porque reír es vida.

Espero que os haya gustado el programa de hoy.  Al cerebro sabéis que le gusta la marcha, superar retos, aprender cosas nuevas y como no, ir al gimnasio…a su gimnasio cerebral.

¡Hasta la semana que viene Neurofans!

No olvidéis NeuroMotivar vuestro cerebro y practicar estos ejercicios que os proponemos.

Deja un comentario

Cerrar