Motivacion_NeuromotivaOs ofrecemos NeuroMotivaTE Radio, tu nuevo gimnasio mental en las ondas. Hoy nuestra psicóloga Mar Sánchez nos hablará  sobre la MOTIVACIÓN, explicándonos cual es el proceso mental que hay detrás de la misma . También nos ofrecerá como cada semana un sencillo ejercicio para entrenar la vinculación de hemisferios.

Puedes escuchar en directo el espacio NeuromotivaTE todos los martes a las 19:45 dentro del programa “Salud y medicina hoy” de Intereconomía Radio Coruña (87.7),

LEER ARTÍCULO:

Mar Sánchez (directora y psicóloga NeuroMotiva): Bienvenidos de nuevo a NeuroMotivaTE, estamos encantados de poder compartir con todos vosotros este espacio dedicado a entrenar nuestro cerebro.

En este radiofónico gimnasio mental, ¿Qué os proponemos? Pues ejercicios cerebrales que hacen que lo mantengamos activo y en forma. La clave está en retar y  tonificar nuestras neuronas, al igual que hacemos con nuestros músculos cuando practicamos algún deporte físico.

Nuestro cerebro precisa crear continuamente nuevas redes neuronales para mantenerse sano, y por ello consideramos fundamental coordinar ambos hemisferios, derecho e izquierdo, en la realización de una única tarea para ejercitarlo.

Esta semana os proponemos un nuevo ejercicio de vinculación hemisférica que le vamos a llamar “la escalera”. Vinculacion hemisferios_ESCALERATendremos que simular que subimos y bajamos una escalera, pero no con nuestros pies, no os lo vamos a poner tan fácil, acordaros de que queremos retar a nuestras neuronas y a la vez divertirlas.  Preparamos a los protagonistas de este ejercicio, que van a ser los dedos índice y pulgar de cada mano, ponemos las manos de frente con las palmas hacia fuera como si nos estuviésemos apoyando en una pared; lo primero que vamos a hacer es unir el dedo índice de la mano derecha con el pulgar de la mano izquierda y el índice de la mano izquierda lo uniremos al pulgar de la mano derecha, de forma que parece un lacito en forma de 8. En esta posición lo que haremos con los dos dedos que tenemos abajo (pulgar drcho. e índice izqdo.),  es que giren hacia arriba como si estuviesen “subiendo” un escalón,  y continuamos subiendo otro escalón con los dedos que ahora están debajo. ¿Dónde está el reto? Ahora los que tenemos arriba vamos a hacer que “bajen” los escalones, con lo cual cogemos el pulgar drcho. y el índice de la mano izquierda y procederemos a bajar el escalón,  continuamos bajando con los dedos que van quedando arriba. Repetiremos el movimiento varias veces, subiendo y bajando. Es un ejercicio donde trabajamos ambos lados de nuestro cerebro y a la vez también trabajamos la coordinación y la psicomotricidad; veremos como nuestros dedos empiezan a tomar ellos mismos sus propios movimientos en cuanto lo ejercitemos unos días.

Esta semana os proponemos que trabajéis este entrenamiento,  “la escalera”,  si no somos capaces o no podemos hacerlo porque tenemos alguna diversidad funcional, no hay ningún problema porque si somos capaces de visualizarlo será igual de efectivo.  Este movimiento que ahora parece un poco complicado, en cuanto lo practiquemos, tenemos algo que se llama memoria muscular y una vez que lo entrenemos unos cuantos días será más sencillo,  si vemos que nos resulta muy fácil ya no supondrá ningún reto mental,  por lo cual tenemos que cambiar de ejercicio de vinculación.

En nuestro gimnasio mental NeuroMotivaTE creemos importante conocer cada vez más nuestro gran tesoro que es nuestro cerebro. El dato curioso de esta semana lo centraremos en la MOTIVACIÓN y cómo nuestro cerebro juega un papel importantísimo. ¡Cuántas veces habremos oído esta palabra! Seguro que un montón y en diferentes contextos: unos padres que verbalizan “quiero que esté motivado mi hijo para estudiar” o “no hay motivación que lo mueva del sofá”,  nosotros mismos pensamos “no estoy motivado para hacer deporte, siempre lo dejo”,  “hoy no voy motivado a trabajar” o “no me motiva este proyecto…”.

Hemos buscado tantas veces esa motivación, que parece más difícil de encontrar que el arca perdida de Indiana Jones pero… ¿Qué pasa cuando la encontramos? ¿Cómo nos sentimos? Muy bien, seguro.  Intentad recordar ese momento en el que estuvo presente la motivación en vosotros, ¿Cómo os sentíais? Capaces, productivos, válidos, útiles, responsables, confiados, seguros… una lista de adjetivos infinita. Lo que sí está claro es que a nivel mental os encontrabais bien, y por eso es el estado ideal para un cerebro sano, recordad que un cerebro estresado no funciona de forma óptima.

Para conocer el proceso mental de la motivación es esencial conocer el significado de la palabra motivación cuya etimología es  “motivo para la acción”,  y más clara no puede ser su función; es el motor que nos mueve en todo momento para ilusionarnos y aprender.

La principal función del cerebro desde el principio de los tiempos fue garantizar nuestra supervivencia, por lo cual siempre estuvo alerta y sigue estando alerta de todo lo que pasa a nuestro alrededor,  por eso es difícil a veces es mantener la atención en una acción concreta,  de ahí la importancia de entrenar nuestra atención para que la motivación pueda invitarnos al aprendizaje y la ilusión.

Queríamos compartir con vosotros cómo funciona el circuito motivacional en nuestro cerebro, este proceso mental se viene estudiando desde hace mucho tiempo y se refleja con tres pasos fundamentales: deseo, acción y satisfacción.

  • Deseo: En primer lugar se crea tensión ante la aparición de un deseo para satisfacer una necesidad. Neurobiológicamente generamos dopamina, qué es un neurotransmisor. Los neurotransmisores son los que pasan información de una neurona a la otra, y la dopamina lo que hace es llevar esa información a través de un circuito de nuestro cerebro,  sorteando todos los obstáculos y llevando esa información a nuestra amígdala cerebral,  dónde pasará el control de evaluación.  Si la amígdala valora que ese estímulo supone dolor o una amenaza para nuestra supervivencia lo que hará es rechazarlo y almacenar esa información en la memoria para estar alerta ante posibles estímulos similares en un futuro.  En el caso de los niños es habitual que para ellos represente una amenaza por ejemplo las matemáticas;  “siempre suspendo matemáticas” es una creencia que ya está interiorizada a nivel mental y le produce esa sensación de amenaza ante conseguir el objetivo deseado. Si por el contrario nos proporciona placer, la amígdala va a dejar que esa información siga su curso a la siguiente etapa que será el núcleo de accumbens en nuestro cerebro.
  • Acción: En el núcleo de accumbes se libera la dopamina que transportó esa información.  En este punto, donde la información se empapa de dopamina surge un nuevo neurotransmisor al que conocemos como adrenalina que seguro que os sonará y que da lugar a que nuestro cuerpo se ponga en acción para conseguir la recompensa. Llega el momento en que esta información es analizada por nuestra razón, por esos es lóbulos prefrontales, por eso decimos que muchas veces que la ilusión y las ganas de hacer las cosas nos lleva a tener pensamientos positivos y nuestra atención es mantenida mayor tiempo para que con menos esfuerzo consigamos la recompensa.
  • Satisfacción: Por fin cuando satisfacemos esta necesidad obteniendo la recompensa generamos otro neurotransmisor que se llama serotonina.

Nos apetece que recordéis este proceso mental,  porque como decíamos antes la ilusión y la motivación es las ganas de hacer las cosas, y eso es lo que mantiene nuestra historia. Nuestra historia es la memoria, las experiencia vitales que vivimos,  que compartimos…así que queremos compartir con vosotros un acrónimo que es DAS (del verbo dar). Todas las mañanas cuando os miréis al espejo,  aunque el cerebro no se ve, nos preguntaremos  ¿Qué le DAS a tu cerebro por la mañana?  Vamos a darle una alta dosis de motivación,  la “D” de DAS va a ser mucha Dopamina, la “A” la Adrenalina y la “S” de Serotonina,  para que podamos enfocar el día con esas ganas de hacer cosas,  ese deseo,  ese paso a la acción y esa satisfacción de conseguir retos que nos proponemos en el día a día. Esos retos no tienen que ser grandes,  los retos pequeños nos producen también mucha satisfacción. Por lo tanto ¿Qué le das a tu cerebro todas las mañanas? esperemos que mucha MOTIVACIÓN.

Hasta aquí el programa de hoy. Al cerebro sabéis que le gusta la marcha, superar retos, ir al gimnasio…a su gimnasio cerebral.

LO QUE NO SE USA SE PIERDE, ENTRENA TU MENTE.

¡Hasta la semana que viene Neurofans!

Deja un comentario

Cerrar