Para que una empresa alcance sus objetivos no basta con un trabajo arduo y constante, se hace entonces necesaria la figura de un entrenador o coach, que permitirá liberar todo el potencial de las personas y la organización para así alcanzar de forma más rápida y efectiva los objetivos marcados.

 

Qué es el coaching empresarial y qué hace el coach

El coaching es en esencia un proceso de entrenamiento integral que tiene en cuenta las emociones, la mente y el cuerpo, facilitándole a la persona poder desarrollar su máximo potencial para así disfrutar de una óptima calidad de vida y alcanzar los objetivos propuestos.

Cuando hablamos de coaching empresarial este proceso está orientado a mejorar la eficacia de una empresa u organización, de tal forma que todos los miembros que la componen puedan ofrecer lo mejor de sí mismos para así lograr un objetivo común o de equipo.

El coach es un asesor personalizado que acompaña a la empresa a lo largo de este entrenamiento, facilitando todos aquellos recursos, herramientas y técnicas que permitirán obtener el desarrollo personal para llevar a cabo de forma adecuada tareas de liderazgo o de trabajo en equipo.

Uno de los recursos que más demandan las empresas al coach es la aplicación de técnicas neurolingüísticas, ya que las mismas mejoran un aspecto tan esencial para cualquier tipo de organización como lo es la comunicación.

La PNL o programación neurolingüística, en el contexto del coaching para empresas, permitirá a cada uno de los miembros construir las vías necesarias para una comunicación más eficaz y constructiva.

Este hecho generará una empresa capaz de alcanzar los resultados que desea de una forma coherente y continua.

El coaching es empresarial y personal, ya que el rendimiento del equipo de trabajo pasa previamente por el desarrollo de las habilidades personales, de hecho, uno de los primeros beneficios visibles a nivel organizacional es la mejora de las relaciones interpersonales entre los distintos miembros de la empresa.

 

Los beneficios del coaching empresarial

Cuando en el proceso para el coaching se aplican técnicas neurolingüísticas es posible afirmar que con pequeños cambios a corto plazo el cambio generado puede ser notoriamente positivo.

El coaching para empresas es una excelente ayuda que permite obtener los siguientes beneficios:

  • Mejoría en el entorno laboral debido a una comunicación más eficaz entre los distintos miembros del equipo.
  • Relación con los clientes más positiva al poder percibir más claramente las necesidades de los mismos, respondiendo de una forma más clara y dando la información más adecuada.
  • Mejor gestión de los proveedores debido a la adquisición de nuevos recursos de negociación.
  • Resolución de los conflictos más rápida y eficaz gracias a la adquisición de habilidades comunicativas.
  • Optimización de la gestión de los cargos de responsabilidad al poder transmitir de una forma más efectiva las ideas y los resultados que se quieren lograr.
  • Mejora de la comunicación entre distintas áreas o departamentos de la empresa en beneficio de lograr un objetivo colectivo.

 

El coaching ejecutivo y el coaching de equipos

Si bien ambos tipos de coaching ofrecen recursos y ayuda para que la empresa u organización pueda mejorar los resultados que obtiene es importante diferenciar entre estos dos conceptos.

Aunque es necesario mencionar que en cualquier caso la figura del coach sigue estando presente para facilitar los cambios necesarios y generar motivación.

En el coaching ejecutivo se da un proceso en el que el coach acompaña al profesional directivo, ayudándole a descubrir sus objetivos y puntos fuertes, así como ofreciendo herramientas que le permiten resolver sus conflictos internos.

Al fomentar las propias habilidades del directivo se mejora el rendimiento y la eficacia en el ámbito laboral, aunque obviamente toda la formación aportada por el coach tiene repercusiones positivas también sobre la vida personal.

En cambio, en el coaching de equipos el entrenamiento va dirigido a un equipo de trabajo y el coach es el encargado de brindar los recursos necesarios para mejorar la comunicación y las relaciones interpersonales, aumentar la productividad e instaurar un sistema de pensamiento positivo con la finalidad de poder mantener la motivación.

 

La perspectiva sistémica del coaching empresarial

Una empresa u organización es también un sistema, es decir, un conjunto de dos o más elementos que se relacionan entre sí con la finalidad de alcanzar un objetivo que les resulta común.

La empresa es una estructura dinámica y viva, con una determinada estructura y comportamiento (estudiada por la Teoría de Sistemas) y es el coach la persona que ofrece todo lo necesario para poder impactar positivamente sobre todos los componentes del sistema.

La perspectiva sistémica del coaching empresarial permite inducir un cambio global, ya que el directivo comprende que el cambio que se realiza en él afecta a todos los miembros del sistema.

Esto significa que cuando un componente del sistema cambia el comportamiento, la organización en su totalidad se transforma, ya que está formada por diversos elementos relacionados entre sí.

 

El coaching empresarial te llevará al liderazgo de tu equipo

Es impensable que una persona pueda actuar como un líder si no es capaz previamente de realizar una gestión adecuada de sus pensamientos y emociones. Alcanzar esta premisa es posible cuando el coach acompaña este proceso y evalúa los resultados.

No es una acción propia del coach decirle al líder cómo debe actuar ya que el entrenamiento que propone el coaching está más relacionado con preguntar al directivo y hacerle pensar por sí mismo, de esta forma el líder desarrolla sus habilidades, llega a sus propias conclusiones y esclarece el camino hacia sus objetivos.

El papel fundamental de un líder frente a su equipo es poder mantener un adecuado nivel de motivación con la finalidad de aumentar el rendimiento y la productividad de los profesionales que tiene a su cargo, logrando de una forma más eficaz y armoniosa los resultados esperados.

El liderazgo del equipo de trabajo requiere también la orientación de todos los miembros integrantes para que puedan explorar la mejor forma posible de realizar sus tareas, algo que es posible y más sencillo cuando el líder ya ha transitado el proceso de desarrollar todo su potencial.

Otro aspecto clave es la relación del líder con los miembros restantes del equipo, para mejorar esta comunicación y lograr que sea lo más fructífera posible la PNL ofrece numerosos recursos de gran utilidad.

Esto es de gran importancia ya que no debemos olvidar que si bien un líder puede ser amable y brindar confianza, rara vez podrá conducir a su equipo hacia los objetivos deseados si no sabe comunicarse adecuadamente.

Además es importante recalcar que la PNL es una herramienta excelente para la resolución de conflictos y permite trabajar en un entorno armonioso donde las relaciones interpersonales se dan de forma constructiva, lo que en consecuencia mejora los resultados obtenidos.

 

Ser un líder

El líder es una persona que sabe cómo utilizar su poder de forma positiva y productiva, convirtiéndose así en un referente para el equipo al que lidera, el cual se compromete con el objetivo común porque encuentra en el líder una persona digna de respeto debido a sus conocimientos, acciones, comunicación y resolución de conflictos.

Obviamente ser un buen líder requiere dar apoyo, comprensión y confianza a cada integrante, aunque para alcanzar este comportamiento idóneo el líder debe poseer un excelente control y gestión de sus emociones.

Gracias a técnicas como la PNL, el coach ayudará a que el líder desarrolle todas las habilidades que son necesarias para la óptima gestión de su equipo, marcando un antes y un después en el ámbito laboral y en la percepción que cada integrante tiene de su entorno de trabajo.

 

¿A qué esperas para ser un gran líder? En Neuromotiva te ofrecemos toda la ayuda y recursos que necesitas.